Ortodoncia

Ortodoncia

Ortodoncia

La ortodoncia es una especialidad, dentro de la Odontología, que tiene por objeto la mejor colocación de los dientes propios del individuo. El resultado final será la adecuada función masticatoria y, sobre todo, una correcta apariencia estética.

Los tratamientos ortodónticos evitan enfermedades y riesgos que se originan por la mala posición dentaria, como los malos hábitos respiratorios (respiración bucal), tensiones musculares (bruxismo), disfunciones digestivas, etc. Su acción disminuye los procesos inflamatorios de las encías y la aparición de caries dental.

Se previene, además, la aparición de graves problemas de la articulación temporo-mandíbular. Como consecuencia de esta patología, se puede dar lugar a dolores de cabeza, problemas en los oídos, chasquidos articulares, rechinamiento de dientes al dormir, etc.

Todas estas alteraciones pueden afectar seriamente a nivel fisiológico, y si no son remediadas a tiempo, podrían provocar importantes problemas a lo largo de los años.

En los últimos años, como en otras muchas especialidades, la ortodoncia ha dado un salto cualitativo y cuantitativo muy importante en cuanto a técnicas y materiales se refiere. Por parte del profesional se exige una constante actualización y dedicación exclusiva a esta especialidad, todo ello redundando en un mejor servicio al paciente y ofreciendo unos tratamientos de la más alta calidad posible. En nuestras clínicas encontrará profesionales altamente especializados y que trabajan en exclusividad en procedimientos de ortodoncia.

1.  Preventiva-funcional: Al normalizar la posición dentaría se consigue:

  • Disminuir la incidencia de la caries.
  • Disminuir la enfermedad gingival y periodontal (piorrea), ya que favorece la correcta limpieza de los dientes al estar bien alineados.
  • Mejorar la calidad masticatoria.

2.  Disminuir la incidencia de problemas articulares (Artrosis en la ATM). Articulación presente debajo de los oídos que permite la movilidad de la mandíbula.

3.  Ortopédica: Modificación de la posición de los maxilares sobre los que se implantan los dientes, estimulando o bloqueando su crecimiento mandibular.

4.  Estética: Correcto alineamiento dental y armonía facial.

Al poder modificar con los medios actuales de tratamiento ortodóntico, la intensidad y dirección del crecimiento maxilo-mandibular, la edad ideal sería a partir de los cinco años. Antes de completar el crecimiento de los huesos disponemos de gran plasticidad ósea, y podemos ayudar y modificar con la ortodoncia el crecimiento de sus huesos.

Sí. Los aparatos ortodóncicos no son útiles solo para los niños. También los adultos pueden beneficiase de los avances de la ortodoncia. La actual mecánica de brackets y alambres extrasuaves permite con todas las garantías, tratar a los adultos de todas las edades con resultados espléndidos.

El único límite es el estado de salud de los tejidos que sujetan al diente (parodonto). Hoy día se dispone de las más efectivas técnicas. Además, los aparatos no van a interferir el estilo de vida, se puede seguir realizando cualquier actividad rutinaria.

La ortodoncia no solo contribuye a mejorar la estética con una buena alineación dentaria, sino también a mejorar el perfil facial, sobre todo el tercio inferior de la cara, aportando además un importante papel funcional.

Nuestro equipo realizará una serie de pruebas para preparar el estudio de tu boca. Este análisis es individual y muy minucioso, para poder llegar a un diagnóstico y plan de tratamiento adecuado a tus necesidades.

Las pruebas necesarias para realizar un completo estudio, diagnóstico y plan de tratamiento de cada caso, incluyen:

  • Un examen visual y directo en boca.
  • Realización de fotografías intra y extra-orales.
  • Realización y estudio de los modelos.
  • Estudio de una radiografía panorámica.
  • Estudio de una telerradiografía lateral.
  • Ejecución y estudio cefalométrico computerizado.

Tras el análisis de todos estos datos, se obtiene un plan de tratamiento, con las mejores técnicas de actuación para solucionar tu problema, proponiéndote el tratamiento más adecuado a tus necesidades.

Los resultados que se obtienen compensan cualquier posible inconveniente. Cuando una persona no se encuentra satisfecha con sus dientes, desarrolla una serie de gestos mecanizados, como taparse la boca con la mano, bajar la cara o mantener los labios cerrados. Todo ello está indicando que se esconde un problema preocupante: la estética de sus dientes.

Unos dientes sanos y bien alineados son la base a partir de la cual se pueden adoptar gestos desinhibidos y espontáneos, que aportan todo el atractivo a la persona.

La experiencia adquirida a lo largo de los años en nuestra consulta, nos ha demostrado el enorme beneficio a nivel psicológico experimentado por los pacientes adultos que han corregido sus dientes mediante tratamiento ortodóncico.

Mejorar la imagen es un derecho y una obligación para cualquier persona que desee promocionarse en la sociedad.

Invisalign®: ¨tratamiento estrella en los adultos¨

Para los que busquen estética y confort. Este sistema consiste en una serie de alineadores (plastiquitos) transparentes fabricados a partir de una sofisticada tecnología 3D que van corrigiendo la posición de los dientes paulatinamente. A día de hoy podemos tratar la mayoría de casos con esta aparatología que aumenta la satisfacción de nuestros pacientes por presentar las siguientes ventajas:

  • Es muy estético, prácticamente invisible.
  • Comodidad y confort.
  • Permite una óptima higiene de los  dientes porque se puede retirar para el cepillado.
  • Se pueden quitar para comer y en ocasiones especiales.
  • Visitas más cómodas, cortas y espaciadas.
  • Prácticamente desaparecen las visitas de urgencia
  • Visualización del diseño en 3D antes de empezar el tratamiento.
  • Mínimamente invasivo, Mínimo efecto en el esmalte dentario.
  • Adaptación progresiva a los alineadores.
  • Te permitirá sonreír durante y después del tratamiento
Brackets metálicos

Son los “hierros” de toda la vida, y hoy día siguen siendo un tratamiento muy válido. Con la evolución de los materiales y las técnicas, podemos terminar la mayoría de los casos en 18-20 meses.

Requieren una higiene cuidadosa durante el tratamiento para no perjudicar las encías.

Utilizamos las técnicas más vanguardistas como Damon, tip-edge plus que mejoran la experiencia del paciente respecto a las técnicas tradicionales:

  • Reducimos el número de visitas respecto a los brackets convencionales, cada 6-8 semanas.
  • Menor molestia del paciente después de la visita por tratar con arcos extra suaves.
  • Se elimina en la gran mayoría de pacientes la necesidad de extracciones.
  • Son más indicados en pacientes que no colaboran en la constancia de llevar ortodoncia ya que es fijo y no se puede sacar.
Brackets estéticos

Son muy parecidos a los metálicos, pero de color blanco para buscar que queden mimetizados con el color del diente por lo que pasan muy desapercibidos. El arco, que es lo que agarra el bracket sigue siendo metálico.

En función del caso usamos brackets de porcelana o de zafiro, que a día de hoy son los que nos proporcionan una mejor estética y funcionalidad.

Son igual de efectivos que los brackets metálicos.

Ortodoncia lingual 

Para los que busquen la máxima estética fuera del Invisaling y no quieran que nadie se dé cuenta que están realizando un tratamiento de ortodoncia fijo. En este caso, los brackets se colocan por la cara interna de los dientes, lo que los hace prácticamente invisibles.

Se puede tratar las mismas maloclusiones que con la ortodoncia tradicional y sin ser visible.

Los brackets se fabrican individualizados para cada paciente con tecnología 3D adaptándose con precisión a la cara interna de cada diente.

Tenemos la certificación para usar el sistema Incognito® y Winn que es el más evolucionado en este tipo de ortodoncia.

Este tratamiento es excelente para pacientes que prefieren un tratamiento fijo y quieren una ortodoncia lo más discreta posible.

Tiene la ventaja respecto a los brackets convencionales en que no mancha el esmalte exterior de los dientes.

El desarrollo de la dentición pasa por diferentes etapas. Primero salen los dientes de leche y éstos se van sustituyendo por dientes definitivos. Durante este proceso es necesario vigilar los siguientes aspectos:

  • Momento y secuencia de cada recambio dental.
  • Controlar pérdidas prematuras de dientes de leche por caries profundas.
  • Controlar los hábitos que pueden alterar la correcta posición de los dientes como succión digital, morderse las uñas, bolis, etc.
  • Vigilar que el crecimiento de los maxilares sea correcto y garantice una correcta función.
  • Crear espacio para la correcta erupción de los dientes definitivos.
  • Explorar las funciones orales como la masticación, deglución y respiración por si un mal funcionamiento nos condiciona el desarrollo dental. En este caso será necesario la consulta con un logopeda para corregir el problema.

Durante los controles en edad infantil se controlan estos aspectos y se busca la mejor solución para cada problema, siempre de la manera más sencilla y menos invasiva posible. En la medida de lo posible intentamos esperar a la erupción de todos los dientes definitivos pero existen ciertos problemas que es mejor solucionarlos prematuramente, por eso desde los 6 años es conveniente hacer revisiones periódicas para controlar el desarrollo de la dentición y actuar en caso necesario.

Cirugía ortognática: La combinación de la ortodoncia con la cirugía ortognática nos permite resolver casos complejos en los que a los pacientes les preocupa su estética facial (mandíbulas adelantadas o maxilares superiores muy adelantados) además de la dental. Otro caso en que se recurre a este método ocurre cuando no podemos conseguir un resultado aceptable sólo con ortodoncia debido a una deformidad de tipo facial. En estos tratamientos conseguimos armonizar la cara en su conjunto.

Microtornillos: son unos pequeños tornillos que se colocan en el hueso entre los dientes de manera sencilla y nos permiten  resolver casos complejos más fácilmente, ya que nos permiten puntos de apoyo para poder tirar de los dientes de manera mas rápida.

Implantes dentales: en casos en los que ha habido pérdidas de dientes con anterioridad al tratamiento de ortodoncia, los implantes dentales son muy útiles para podernos apoyar en ellos y así poder mover el resto de dientes de una forma más rápida y efectiva.

Corticotomías: son pequeñas intervenciones con las que conseguimos aumentar la velocidad de nuestros tratamientos y aumentar la cantidad de movimiento de los dientes. Ideal cuando el tiempo es un factor determinante.

En ocasiones, cuando el paciente se va a realizar algún tipo de prótesis dental, ya sea para reponer dientes o para recuperar la estética bucal, el hecho de realizar pequeños movimientos de los dientes previamente con ortodoncia, puede hacer que el resultado de la prótesis sea mucho más satisfactorio.

Cuando perdemos un diente existen una serie de movimientos de los dientes adyacentes muy perjudiciales para nuestra oclusión. Estos movimientos nos impiden en muchas ocasiones la correcta colocación de un implante, un buen acabado estética o el buen ajuste de una prótesis. Por eso la ortodoncia prepara los dientes para un trabajo protésico de gran calidad.

Los dientes pueden moverse durante toda la vida. Todos nuestros casos terminados llevarán una retención para contener el movimiento de los dientes a lo largo de los años. Esto es imprescindible para garantizar que no ocurra ninguna recidiva y podamos disfrutar de una sonrisa perfecta durante muchos años.

Las retenciones podrían ser fijas, mediante un alambrito por detrás de los dientes de delante, o removibles, con pequeños aparatos de resina y/o metal-resina.

Recomendamos a nuestros pacientes que hagan revisiones de las retenciones para verificar que estén en buen estado.